domingo, abril 14 2024

Sobre nosotros
  • idealist

Eficiencia Energética y su potencial para la creación de Empleos Verdes

Cuando hablamos de Eficiencia Energética hacemos referencia a un conjunto de prácticas que tienen como objetivo mejorar la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos/servicios que se obtienen a partir de la utilización de este recurso. Consiste fundamentalmente en optimizar el uso de energía sin afectar la calidad de vida de los usuarios. Pero ¿cómo se conforma la matriz energética?
El desarrollo económico de las últimas décadas se ha sostenido en un incremento de la demanda energética en sus diferentes formas, la cual se ve cubierta mayoritariamente por combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural. Este tipo de recursos energéticos comprenden el 80% de la demanda actual de energía primaria a nivel mundial. Su fuente es limitada, ya que son extraídos de yacimientos de materia orgánica que se encuentran debajo de la superficie terrestre y no se renuevan en cortos plazos de tiempo: su tasa de regeneración es menor a la tasa de consumo, lo que conlleva al agotamiento del recurso.
Desde el punto de vista ambiental, el aprovechamiento de combustibles fósiles constituye la principal fuente de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera, acrecentando el cambio climático y, a su vez, afectando la salud de las personas, principalmente en los grandes centros urbanos. Dichas emisiones son resultado de la producción, transformación, gestión y consumo de los recursos energéticos.
En este sentido, se estima que la quema de combustibles es responsable de aproximadamente dos tercios de las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2), siendo también significativas las emisiones de metano (CH4), dióxido de Nitrógeno (N2O), óxidos de Nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO) y dióxido de azufre (SO2), entre otros.
Asimismo, el constante aumento de la población mundial, que para el año 2050 se prevé superará los 9 billones de personas, impacta directamente en el abastecimiento energético. En un futuro no muy lejano, resultará dificultoso asegurar el acceso seguro a la energía para toda la población. Esta problemática lleva a replantear la forma en que utilizamos dicho recurso, como así también al redireccionamiento de inversiones para la investigación de alternativas en producción de energía.
Resulta también importante destacar que, luego de la recuperación económica en 2021, tras la pandemia mundial Covid-19, ha aumentado la demanda de materias primas y ha puesto presión sobre las cadenas de suministro, creando escasez y cuellos de botella en varios sectores, desde materiales de construcción básicos hasta chips de semiconductores utilizados en electrónica y vehículos. En consecuencia, la escasez provocó un incremento en los precios, encareciendo los costos de los proyectos en la construcción y electrodomésticos que resultan críticos para mejorar la eficiencia energética.

En nuestro país, la matriz energética (entendida como la manera de representar cuantitativamente la totalidad de energía que se utiliza), está mayormente

conformada por fuentes no renovables. La estructura porcentual de esta matriz es en grandes rasgos la siguiente:

  • 59% gas natural,
  • 27.9% derivados del petróleo,
  • 8.9% energías renovables,
  • 2.3% energía nuclear,
  • 1.9% carbón mineral y otros primarios.

Dentro del reducido espectro de energías renovables, se incluyen la energía solar, eólica, hidráulica, aceites vegetales, alcoholes vegetales, bagazo, leña y carbón vegetal. Por otra parte, la participación de los distintos sectores en el consumo final de energía es muy variada, siendo los principales usuarios el sector de transporte, seguido por el residencial e industrial:

  • 31% transporte,
  • 25.18% sector residencial,
  • 23.44% sector industrial,
  • 6.43% sector comercial y público,
  • 6.43% sector agropecuario,
  • 6% sector no energético.
Entre las principales acciones de eficiencia energética se incluyen implementación de medidas para la gestión de la energía, inversión en tecnologías de mayor rendimiento, empleo de procesos productivos más eficaces y reformulación de hábitos para un uso responsable. A su vez, la eficiencia energética engloba el ahorro de energía en diferentes sectores y niveles, tanto a nivel residencial, industrial, municipal, de transporte y educación como en el sector de construcción.
Si bien los conceptos de eficiencia energética y energías renovables no son sinónimos, estos se complementan e interactúan en las distintas estrategias energéticas. Por una parte, las energías renovables están asociadas a las fuentes de energía primaria (aquellas que se encuentran en la naturaleza y no se agotan a pesar de su utilización, como la energía solar directa, el viento, las mareas y la biomasa); mediante distintas transformaciones (plantas de gas, refinerías, generadoras eléctricas), estas producen fuentes secundarias de energía como la electricidad y los combustibles.
Por otra parte, la eficiencia energética se enfoca en el uso de energía independientemente de la fuente que provenga. Las estrategias y tecnologías de eficiencia energética se aplican tanto en la demanda para usos finales como en las etapas de transformación de energía primaria en energía secundaria. De esta manera, se logra aumentar la participación de las energías renovables en la matriz energética, reduciendo los costos totales del sistema. Esta transición hacia modelos bajos en emisiones de carbono tiene como objetivo crear un sector energético sostenible que estimule la innovación y el empleo, realizando una gestión más eficiente de la energía, desde su fuente hasta su utilización, intentando reducir los impactos ambientales asociados.
Acorde a los datos de la actualización anual sobre los desarrollos a nivel global en eficiencia energética de “Energy Efficiency 2021” de la International Energy Agency (IEA), una mayor inversión en eficiencia energética puede crear casi 2 millones de puestos de trabajo para el año 2030. A su vez, en el escenario de Cero Emisiones Netas al año 2050 del mismo reporte, las oportunidades de empleo son casi tres veces mayores, con 6 millones de puestos de trabajo adicionales. Muchos de estos puestos estarán abocados a los sectores de CONSTRUCCION Y FABRICACIÓN , los cuales requerirán de una expansión en  inversión de mano de obra calificada. De esta manera, se espera que los gobiernos locales brinden las herramientas necesarias para la adaptación y el perfeccionamiento en los nuevos oficios.
A su vez, y de acuerdo al informe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), “Argentina: Potencial de creación de empleos verdes en un marco de transición justa” (2020), se espera en el sector un aumento en la demanda laboral, para lo cual será necesario mejorar   la  calidad  de estos empleos y  las  condiciones  generales de  trabajo. En el informe se expresa que:

“En  el  sector  energético  van  a  ser  clave  los esfuerzos  de  recapacitación  laboral,  debido  a  nuevas  tecnologías  verdes  ingresando la  economía  y  a  actividades  ambientalmente  no  sostenibles  que  se  verán paulatinamente  más  redimensionadas  (p.  ej.  uso  de  petróleo  y  actividades  mineras), así  como  se  espera  una  creciente  demanda  laboral  debido  a  la  expansión  de actividades  renovables  con  altos  multiplicadores  de  empleos  (por ejemplo bioenergías)”.

En el marco del Proyecto de Empleos Verdes Globales, financiado por la Unión Europea y ejecutado por la RAMCC como responsable y la Cámara de Comercio Italiana de RosarioIn Situ y Wageningen University & Research como socios implementadores, las categorías de Eficiencia Energética y Energías renovables están representadas por iniciativas de comercialización e instalación de sistemas para aprovechamiento de energía solar, uso eficiente de la energía de consumo doméstico y productivo, construcción sostenible, consultoría en eficiencia energética, calefacción eficiente, entre otros.

 

Sobre RAMCC

Somos una coalición de más de 250 municipios y comunas de Argentina que, junto a una secretaría ejecutiva, coordina e impulsa planes estratégicos para hacer frente al cambio climático. Nuestro compromiso con la acción climática está enmarcado en los objetivos del Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía (GCoM por su siglas en inglés).

El GCoM aborda tres aspectos de la acción climática: la mitigación del cambio climático, la adaptación a los efectos adversos y el acceso universal a energía segura, limpia y asequible.

El Cambio Climático es el principal desafío que enfrenta la humanidad. Este fenómeno es causado en gran parte por el aumento continuo de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera desde la Revolución Industrial, los cuales provienen en su mayoría de actividades realizadas por el ser humano.

Los efectos del Cambio Climático ya son evidentes a raíz del aumento global de la temperatura media terrestre, lo que genera impactos de todo tipo en los distintos ecosistemas del mundo. Todo esto pone en riesgo la supervivencia de numerosas especies, con graves efectos para la biodiversidad y para el desarrollo de la economía global y local. Por lo tanto, de acuerdo al IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático), es necesario actuar de inmediato para limitar el incremento promedio de la temperatura global a menos de 2°C.

Para atender esta problemática, se conformó la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC), durante las Primeras Jornadas Internacionales Municipios y Cambio Climático, realizadas en la ciudad de Monte Caseros, en noviembre del 2010. La RAMCC se convirtió en un instrumento de coordinación e impulso de políticas públicas locales que enfrentan al cambio climático de las ciudades y pueblos de la Argentina.

Portal Tendencia Sustentable integra red de medios digitales de Grupo SENSE que desempeñan una función esencial en la difusión de los ODS 3 ¨Salud y Bienestar¨ ODS 7 ¨Energía Asequible y no contaminante, y ODS 11 ¨Comunidades y Ciudades Sostenibles¨

TENDENCIA SUSTENTABLE 
¨Promoviendo el acceso universal a la información, en particular mediante Soluciones Abiertas, generando un aporte directo al logro del Objetivo 9, centrado en el desarrollo de infraestructuras resilientes y el fomento de la innovación¨
Compartir